FANDOM



TRAMA

Mi nombre es Reachel Ripper, nací en Grecia y tengo 16 años de edad, pero quiero empezar mi historia un poco antes.

Desde los 6 años, me veo como me veo ahora, piel celeste y escamosa, ojos amarillos de serpiente, afiladas garras sin uñas, y una cola de tiburón en lugar de piernas; una persona normal supondría que un ser así no podría vivir en un mundo de humanos, si es así me permito el atrevimiento de corregirlo, porque he tenido la mejor vida que hubiera podido pedir, tengo dos hermanos, una madre, un padre y un montón de amigos que me dicen de cariño “sirenita”; aprendí a usar mi cola tan bien que podía jugar al fútbol con mis amigos y de hecho ganarles, era tan rápida que no me dejaban hacer carreras profesionales con otros humanos, pero no me importaba porque entendía que era muy injusto, puesto que nadie me podía ganar ni en bici, ji ji ji; nadie jamás se burló de mí, mi madre siempre fue tan justa y estricta como debía serlo, y si tuviera que elegir una nueva vida, elegiría esta una y otra vez; no me cabe en la cabeza una vida mejor.

Hace unos días, en la noche antes de mi cumpleaños, estaba en mi habitación haciendo mi tarea de biología (mi materia favorita), cuando mi madre me llamó para comer; normalmente estaba siempre muerta de hambre, pero esa noche no tanto, dejé mi libro abierto en la página que estaba estudiando y me fui al comedor diciéndome a mi misma “milanesa con puré, por favor, milanesa”

Madre: ¿cómo está la comida?

Reachel: bien... bien... ¿a dónde fueron Papá, Robert y Andrew?

Madre: Ya te dije, fueron a pescar.

Reachel: ¿te piensas que me voy a tragar esa milanesa?, Todos los años me dices lo mismo, están preparando una fiesta por mi cumpleaños, ¿crees que nací ayer?, En realidad nací hace dos días.

Madre: JAJAJAJA, tienes razón, ¿en qué estaba pensando?, Siempre fuiste la chica mas lista de la casa.

Reachel: Pero ya casi tengo 17 años, pronto serás tu mami, así que mejor aprende a pensar tus trampas mejor, porque no siempre estaré aquí para planear los cumpleaños de mis hermanos.

Madre: Apuntado, seré más creativa desde ahora, cielo.

En ese momento, alguien tocó la puerta, miré el reloj que está siempre empañado sobre la cocina, eran las 12:00, pronto se abriría la puerta y saldría papi con una torta de merengue y frutilla, y mis hermanos un regalo echo por ellos mismos, mi madre miró mi cara y se dio cuenta de todo lo que me cruzó por la cabeza, como siempre.

Madre: el año que viene, una nueva tradición, ¿OK?

Reachel: Como te parezca, nací para descubrirlo todo, pero eso lo haría mas divertido, ti ji ji

Madre: ...feliz cumpleaños

Mi madre me miró sonriendo por un momento, luego se levantó para abrir la puerta, bajé la cabeza para ver mi plato, pensando en mi futuro, recordando que no solo mami debía depender de sí misma, sino que yo también debía poner mi propia comida en mi plato, le juré a mi familia que sería la mejor profesora de biología, y después la mejor bióloga, y que todos estarían orgullosos de mi, y de hecho, hacer todo eso era pan comido para mi, siempre fui la mas ágil y rápida chica en deportes, la mas lista en la mayoría de las clases, y aunque nunca fui la mas linda, tampoco la mas fea, o al menos a mi me divertía pensar eso.

El golpe de la puerta me sacó de mi misma, cuando voltee había un tipo que nunca había visto apuntando a mi madre con un arma

Extraño: Feliz cumpleaños, preciosa.

Madre: .... Reachel.....

Ese fue el instante más largo de mi vida, estaba congelada, no tenía aire para correr o gritar, y de cualquier forma no podía hacerlo... el tenía a mi madre.

Reachel: ¿Q...q...quién eres?

Extraño: no estas en posición de negociar, chica lista, ya el hecho que sepas mi cara te hace muy peligrosa; ahora, no intentes escapar o mami podría salir lastimada, vendrás con migo, con una linda e inocente sonrisa hasta mi auto.

Reachel: ¿Qué le has hecho a mi familia...?

Extraño: todos en el auto, vivos, siempre he dicho que nunca hay demasiados rehenes.

Madre: entonces mi hija no estará sola...

Mi madre con un imprudente esfuerzo intentó zafarse del tipo, pero este disparó accidentalmente es arma, la cual se dispara; mi estómago se congeló solo con el sonido del disparo, pero el estómago de mi madre con la bala.

Extraño: ¡¡¡PERRA!!!, ¿Por qué tenías que hacer eso?... ¡BA!, ¡AL DIABLO!, ¡VENDRÁS CONMIGO, PRECIOSA!, ¡¡¡AHORA!!!

Reachel: Por favor, pro favor, déjeme ir al baño por primeros auxilios, puedo ayudarla.

Extraño: JAJAJAJAJA ¡¿CREES QUE SOY ESTÚPIDO?!

Madre: Escapa... a...ahora...

Miré a mi madre, a sus ojos llenos de lágrimas, pero yo no lloré ni una gota, bien sabía qué hacer. Como un relámpago, me arrastré en zigzag hacia el extraño, él intentó dispararme, pero nunca hubiera podido darme con su velocidad, cuando estuve lo bastante cerca, le di un golpe en el estómago con toda mi fuerza, tomé sus brazos para que no intentase nada estúpido, no tenía fuerzas para soltarse, estaba cansado, confundido y sin aire; intenté ver en sus ojos esa vergüenza, culpa y miedo que creí que los humanos sentían al matar a alguien, pero solo vi a un bebe intentando recuperar su arma.

Reachel: dime qué quieres, y te dejaré ir; no sabes de qué soy capaz.

Extraño: ¡JAMAS HACER TRATOS CON MUTANTES!

Reachel: lastima... ya no te interesa tu vida, siento pena por ti.

De repente, mi mano empezó a secarse y a teñirse de gris, podía ver a través de mi piel y ver mi propia carne, y mis huesos, no podía sentir en mis manos al extraño, o el suelo debajo de mí, en ese momento, no sentí nada de miedo, siempre supe que algo así pasaría algún día, no tenía sentido posponerlo más, debía aceptar que soy y siempre fui un mutante.

El extraño soltó el arma y se dejó caer al piso, sus ojos rojos y su piel violeta me dijeron lo obvio: mis manos poseían un poderoso veneno; me agaché al piso para tomar su pulso, no podía sentir su cuello, pero si que no había vida en ese cuerpo.

Reachel: pobre iluso... sacrificó su vida por orgullo.

Madre: Eso fue increíble hija...

Reachel: ¡MAMÁ!

Me detuve un momento, me concentré y volví a mi forma “normal”

Madre: tienes un don... úsalo bien

Reachel: lo se, seré la mejor bióloga del mundo, y haré que estés orgullosa

Madre: No... serás la mutante que salvó a su padre y a sus hermanos...*cof**cof*... y evitarás que más personas vean a su madre morir... y me harás con mucha razón la madre más orgullosa del mundo... adiós...

Reachel: Mami... mami... madre...

No pude salvar a mi madre... nunca la hubiera podido salvar... pero no todo estaba perdido aún.

Padre: así que... ¿qué planeas hacer con mi hija?

Conductor: solo somos caza-recompensas, entregamos paquetes, no hacemos preguntas; es una medida mutua de seguridad.

Robert: te atraparán algún día.

Andrew: y pagarás por todos tus actos.

Conductor: JAJAJA, a mi padre nunca lo han atrapado, pero al suyo sí, JAJAJAJA.

Reachel: ji ji ji, es divertido en realidad, porque a ti si te han atrapado.

El caza recompensas de dio la vuelta, miró por la ventana, y no vio nada.

Conductor: debo estar perdiendo la paciencia, porque escucho voces... NAAAAA, ES LO MISMO; mi amigo no ha vuelto, creo que debo ver que pasa; que nadie se le ocurra escapar, porque su papito podría sentirlo.

El supuesto caza-recompensas parecía acercarse a mi casa, pero con mi padre en las manos no tenía mucho que hacer... a menos que intentara algo un poco desesperado...

Reachel: ¡NO TE MOLESTES EN ENTRAR!, ¡SOLO HAY UNA BUENA MADRE Y UN HIJO DE PUTA MUERTOS!, ¡¡¡AQUÍ ESTA TU PREMIO!!!

Conductor: mmm... veo que te rindes, ¿no?

Reachel: puedes creer que estoy detrás de ti, pero si te das la vuelta te darás cuenta que estoy mucho mas lejos.

El caza recompensas se dio vuelta... no podía encontrarme en ningún lado, es el problema de intentar secuestrar a una indefensa chica en medianoche.

Conductor: ... Dónde estas... donde estas... ¡¿DÓNDE ESTAAAAAAAS?!

Reachel: Ssssssss....

El caza recompensas se dio vuelta imprudentemente y soltó a mi padre, empezó a disparar al vacío, como un demente, intentando encontrar el silbido de serpiente... detrás... debajo... tal vez... en tu cabeza...

Reachel: ...al auto, papá... en silencio

Padre: ¿Rebeca?... ¿qué le has hecho?

Reachel: está infectado con alucinógenos, ni siquiera se da cuenta que no tiene arma, el efecto durará hasta que llegue la policía; tu conduces. Padre: ¿que?, a donde

Reachel: sea quien sea esa gente, me quiere a mí, y no puedo arriesgarlos a ustedes, traje todo el dinero que pude cargar; iremos al aeropuerto y tomaremos vuelos diferentes; yo sé a donde ir...

Padre: ...tu madre no vendrá, ¿verdad?...

Reachel: ... al menos puedo hacer lo que ella quiere... protegerlos...

Sin mas palabras, todos se dirigieron al auto, y en el camino no dijeron nada... todos tenían miedo de arrepentirse... pero debían separarse... era... lo... mejor.

OTROS

Anotaciones